Copenhague Ciudad de la bicicleta

La cultura ciclista danesa es casi tan antigua como las bicicletas. Los ciudadanos de Copenhague han utilizado la bicicleta para ir al trabajo desde el año 1880. En esa época, ir en bicicleta era la forma más rápida, fácil y ecológica de moverse por la ciudad: hoy en día, continúa siéndolo.

Bicicleta, velocípedo, bici y caballo de hierro. Tanto el nombre como la bicicleta en sí han cambiado en los últimos siglos. La bicicleta (palabra que significa dos ruedas) fue inventada en 1871 por el ingeniero británico James Starley. Esta bicicleta, llamada velocípedo, tenía una rueda delantera enorme para llegar más lejos con cada revolución de pedales. Por desgracia, era muy peligrosa y difícil de maniobrar.

Unos años más tarde, en 1885, Starley desarrolló la «bicicleta de seguridad», que es la bicicleta tal como la conocemos hoy en día: simple, rápida y segura.

Desarrollo de la cultura ciclista en Copenhague
En Copenhague, tal como evolucionaba, la bicicleta ganó en popularidad, especialmente en los años 20 y 30. Por las calles de Copenhague encontraría ciudadanos de todas las clases sociales paseando juntos en bicicleta. La madre de clase media iba a casa en bicicleta después de hacer la compra, el director de banco iba al trabajo en bicicleta y el artesano transportaba su mercancía en bicicleta.

Los tiempos cambiaron tras la segunda guerra mundial. En los años 50, se introdujeron nuevas máquinas y las bicicletas volvieron a sus estantes. Los ciudadanos reemplazaron sus bicicletas con ciclomotores y automóviles y, cuando los urbanistas consultaron sus bolas de cristal en los años 60, no vieron muchos ciclistas. En su lugar, vieron fuentes de gasolina, autopistas y rascacielos.

En los años 70, la crisis del petróleo puso fin a este sueño. En Copenhague, se introdujeron los domingos sin coches y los ciclistas se manifestaron por un Copenhague sin coches. Muchos ciudadanos votaron por una ciudad limpia y escogieron la bicicleta en vez del coche.

El futuro de la ciudad ciclista
Copenhague inauguró su primer carril bici en 1910, pero la mayor parte de la red de carriles bici se ha establecido en los últimos 25 años. En la actualidad, el 50% de los ciudadanos de Copenhague van al trabajo en bicicleta cada día. La mayoría lo hacen todo el año, incluso si llueve o nieva.

¿Sabía que en Copenhague el número de bicicletas supera el de habitantes en 40.000? Gracias a los 400 km de carriles bici, los ciclistas pueden desplazarse por la ciudad muy fácilmente. Incluso durante la hora punta, los ciclistas pululan por la ciudad. Mientras los conductores se aburren en los atascos, los ciclistas pasan como un rayo.

La ciudad ciclista del futuro
En la actualidad, se están construyendo rutas ecológicas en Copenhague para garantizar que los ciclistas dispongan de rutas seguras y ecológicas y para crear zonas ecológicas urbanas.

Las rutas ciclistas fuera de la ciudad pronto se harán realidad. Cuando se inaugure la primera superautopista para ciclistas a finales de 2011, abarcará 15 kilómetros, desde el centro de Copenhague a las afueras.

Pero no solo se trabaja en infraestructuras. Hoy en día, el municipio de Copenhague dedica a 50 policías «karma» a los carriles bici para garantizar que se mantenga la buena cultura ciclista danesa y un «karma ciclista» positivo. Durante dos semanas, dan pasteles-karma a los ciclistas que se portan bien y que crean un «karma ciclista» positivo para los otros ciclistas.

Equipo de Comunicaciones Scuola

Departamente de Gestión y Comunicación SIV. scuolaoficial@gmail.com +56982306670